Agiriak

rss Ezagutzera eman

Hitzaldia

2017/09/01


Andoni Ortuzarren hitzaldia Zarautzen

Herrialde polita dugu. Kosta ederra, itsaso ederra. Metro gutxira, landa ederrak. Kilometro gutxira, mendi izugarriak. Eta apur bat urrutiago, lautada. Leku gutxi egongo da munduan zehar 20.000 km2-an Euskadik dituen bezainbesteko paisaia, klima eta kontraste dituena. Autoan bi orduko bidaian hondartza zoragarri batetik Bardeako basamortura iritsi daiteke. Eta beste bi orduan, Bilboko Guggenheim museotik Donibane Garaziko edo Orreagako Santiago Bidera. Eta oraindik ere gertuago dugu Arabako Errioxa.


Tenemos un País bonito y ahora en paz. Un País donde se acoge bien, donde se come y se bebe bien, donde se está bien. No me extraña que gente de otros lugares quiera venir aquí. Lógico, como nos gusta ir a nosotros y nosotras de vacaciones por ahí. Llevábamos décadas suspirando y trabajando, suspirando y trabajando, sí, para que Euskadi repuntara como destino turístico, porque eso traería riqueza también a nuestro País, además de darnos a conocer directamente en el mundo como una Nación diferenciada. Si hacemos las cosas bien, no hay mejores embajadores de lo que es Euskadi que los que nos visitan. En mis dos últimas intervenciones aquí, el año pasado y el anterior, me referí a la importancia del turismo y a poner a Euskadi como un lugar conocido y reconocido por un turismo de calidad, amigable, cosmopolita…

Ba ez! Betikoei turismoarekin sartuz politikan gora egiten saiatzea besterik ez zaie bururatu. Beti nabarmendu izan dira munduan zehar gertatzen den okerrena kopiatzearren, eta oraingoan Kataluniako CUPek Bartzelonan egindakoa kopiatu dute. Lehenik eta behin, Bartzelonako eta Euskadiko egoera turistikoek ez dute zerikusirik. Eta bigarrenik, ezin da ehunka jenderen ogibidearekin jokatu, gure artean milaka pertsona bizi baitira ostalaritzatik, eta ezin da ezta ere herrialde honen nazioarteko irudiarekin jokatu. Kanpaina patetikoa izan da.

Sí, ha sido la lanzada contra el turismo una campaña patética que ha venido a demostrar el cacao mental y el cacao interno que tiene la Izquierda Abertzale. Por la mañana, formales a la reunión con los hosteleros para intentar calmarles los ánimos exaltados que tenían por la campaña y las pintadas de Ernai. Y por la tarde, a la manifestación (poco nutrida, por cierto) contra el turismo. Señores y señoras de la Izquierda Abertzale: no se puede estar al plato y a las tajadas. A la Izquierda Abertzale se le está acabando el tiempo. No pueden seguir por más tiempo bajo el síndrome de Peter Pan. El síndrome de Peter Pan se caracteriza por la inmadurez, por el narcisismo y por creer que ellos están más allá de las leyes y las normas establecidas. ¿Pero sabéis lo que hay detrás de esa arrogancia? Inseguridad. Miedo a no ser queridos. La Izquierda Abertzale es un claro ejemplo de síndrome de Peter Pan. Siempre saltando de flor en flor, de movida en movida, de borroka en borroka. Siempre huyendo de sus responsabilidades y de sus problemas. Y siguen teniendo muchas responsabilidades y siguen teniendo muchos problemas. Y lo malo es que parece que no quieren darse cuenta, que siguen huyendo de la realidad porque su realidad no les gusta.

Garai politiko konplexuak datoz. Gauza asko dago egiteko etxean, baita kanpoan ere. Etxean, gauza asko daude egiteko bakea eta elkarbizitza alorretan, autogobernuan, berreskurapen ekonomikoan. Gai horien inguruan Ezker Abertzaleak zerbait egitea espero behar dugu? Edo Peter Pan bezala geratuko dira Txilintxo (Campanilla) eta satitsuekin jolasean? Uda honetan ikusitakoak ikusi eta gero ez naiz hain baikorra, baina espero dut haztea, norabidea aldatzea, ea beraien laguntza izaten dugun herrialdea eraikitzeko, nazioa eraikitzeko, Euskadi gehiago eta hobea egiteko. Herrialde honen alde lan egin nahi badute, gu prest gaude.

Estamos en septiembre. El mes de las recuperaciones. Espero que la Izquierda Abertzale se presente a los exámenes y esta vez se esfuerce en aprobar. Ojalá cambien el rumbo, ojalá crezcan, ojalá se pueda contar con ellos para construir País, para construir Nación, para hacer más y mejor Euskadi. Euskadi Hazi Arazi! Ese es el trabajo que tenemos los abertzales. Si les queda algo del adjetivo abertzale que llevan después del sustantivo izquierda, si dejan de mirar de reojo a Podemos, si dejan de tener miedo a ELA, si quieren trabajar por este País, tienen nuestra mano tendida. Con todas las diferencias del mundo, pero dispuestos a hablar, a colaborar, a trabajar.

Ya sé que en cada mitin les hago preguntas que nunca tienen respuesta, o por lo menos la respuesta adecuada, porque alguna que otra lindeza, algún que otro ataque, siempre recibimos cada vez que les cantamos las cuarenta. Pero seguiremos haciéndoles preguntas, seguiremos interpelándoles. Y que tengan una cosa clara: con ellos o sin ellos, o incluso con ellos enfrente, nosotros vamos a seguir adelante. Sabemos lo que hay que hacer, lo que conviene a este País. Sabemos cuáles son las prioridades de nuestra sociedad: empleo, convivencia y autogobierno, y a ellas nos vamos a dedicar ‘buru belarri’. Y vamos a intentar que esa sea la agenda política de este nuevo curso político en Euskadi. Sin despistarnos por las estrategias de unos u otros, más interesados en intentar “españolizar” la política vasca que en arreglar nuestros problemas.

Es curioso, pero es así. Si repasáis la actividad de los grupos de la oposición en el Parlamento Vasco, os daréis cuenta de que una gran parte de sus iniciativas han ido dirigidas a traer a Euskadi debates de Madrid. Nosotros no queremos que la política vasca siga los derroteros de la de Madrid. Aquí, los debates y las preocupaciones de aquí. Bastante tenemos con tener que asistir a las performances del Congreso de los Diputados, como la del miércoles. ¡Qué mérito tienen nuestros diputados y diputadas, nuestros senadores y senadoras! Nos quisieron poner en el disparadero, ubicando en nuestras manos la decisión de si Rajoy debía comparecer ante el Congreso o no. Querían forzarnos a elegir o con unos o con otros. Pues bien: ni con los unos ni con los otros. En democracia no hay que temer a los debates ni a las comparecencias, por eso votamos a favor de que el presidente del Gobierno español subiera a la tribuna, pero no teníamos ninguna esperanza de que sirviera para algo. Después de la sesión del miércoles, convocada con pitos y tambores por la izquierda española, ¿ha pasado algo? Estamos igual que el martes. Y tenemos la misma imagen, pésima imagen por cierto, de lo que se está convirtiendo la política española. Pero seguiremos yendo a Madrid.

Aitor, Jokin eta Madrilen ordezkatzen gaituzuen gainerako guztiak: hara joaten jarraitu beharko duzue. Lan gogorra egiten duzue, esker txarrekoa, baina oso garrantzitsua gure herrialdearentzat. Agirrek, Ajuriagerrak, Irujok eta Arzalluzek irakatsi ziguten euskaldunoi eragiten dizkiguten kontuak jorratzen diren lekuan egon behar dugula. Infernuan baita ere. Eta horrela jarraituko dugu. Egon behar den lekuan egongo gara, defendatu beharrekoa defendatuko dugu eta ahal dela erabaki beharrekoa erabakiko dugu, Euskadiren alde baldin bada.

Lo decíamos en la celebración del día de San Ignacio: a nosotros nos importa Euskadi. Merece la pena hacer lo que estamos haciendo. Es bueno para la ciudadanía vasca. Nos han atacado y nos seguirán atacando por hacer lo que estamos haciendo. En Madrid nos acusan de saqueadores y aquí algunos nos llaman colaboracionistas. Ni lo uno, ni lo otro. Nosotros, abertzales. Abertzales que luchamos por nuestra Nación y que traemos todo lo que podamos traer y más para el bienestar de este País. Y así vamos a seguir.

Es curioso cómo los dos extremos, los radicales españolistas y la izquierda radical vasca, coinciden en su línea de ataque contra nosotros. No les gusta a ninguno que tengamos un papel relevante en la política, y mucho menos que saquemos rentabilidad para Euskadi de nuestra posición decisiva.

Uno de los asuntos que más usan para atacarnos unos y otros es el ‘procés’ catalán. Para unos, los catalanes ahora son los malos y nosotros los buenos, cuando no hace tantos años era al revés y nos decían a nosotros que había que ser como Catalunya. Los otros nos acusan de dejar solos a los catalanes soberanistas, de no seguir su estela.

Este verano ha sido un verano duro para los hermanos catalanes. Han sufrido la sinrazón del terrorismo. Estamos con ellos. Siempre hemos estado cerca y seguiremos estándolo. Ahora han sido Barcelona y Cambrils, antes fueron Hipercor, Vic, Roses y tantos otros pueblos de vuestra Nación. Ahora ha sido supuestamente por una fe, antes lo fue supuestamente por Euskadi. Igual da. Nunca nadie podrá encontrar una razón que justifique todas esas barbaridades. Estamos con los catalanes, hacemos nuestro su grito de “No tenim por”.

La gravedad del atentado y la dureza de lo sufrido estos días en Catalunya ha convivido y convive con una fase crucial en el llamado ‘procés’ político. Nosotros creemos que Catalunya, como Euskadi, es una Nación. Una Nación que debe ser reconocida y que tiene derechos políticos. Nosotros creemos que el pueblo catalán tiene derecho a decidir su futuro y que desde la legalidad hay y debe haber instrumentos para que su decisión sea conocida y pueda convertirse en realidad. Nosotros creemos en la legitimidad de las instituciones catalanas para convocar a su pueblo a las urnas. Esas tres creencias –hecho nacional, derecho a decidir y legitimidad de las instituciones propias– las tenemos para Catalunya y las tenemos también para Euskadi. Nosotros también somos una Nación, también reivindicamos decidir nuestro futuro y depositamos únicamente en las instituciones vascas la responsabilidad de guiarnos. Si alguien tenía alguna duda sobre nuestra posición, creo que más claro no se puede hablar.

Gure ustez, Katalunia, Euskadi bezala, nazio bat da. Kataluniarrek beraien etorkizuna erabakitzeko eskubidea dute. Eta Kataluniako erakundeek eskumena dute bere herrian bozkatzera joateko deia zabaltzeko. Baina bereziki, errespetua dugu, errespetu izugarria diogu Kataluniari. Errespetua dugu eta errespetua eskatzen dugu gure biderako. Herri bakoitzak bere errealitatea bizi du eta bere unea interpretatzen jakin behar du. Euskal Autonomia Erkidegoaz, Nafarroaz eta Iparraldeaz ari naiz, eta gauzak aurrera nola doazen ikusten ari naiz. Norabide egokian goazela ikusten dut. Euskaldun guztien herrialdea, guk nahi dugun ‘Zazpiak Bat’, ez da jada ametsa: pausoz pauso errealitate bihurtzen ari den helburua da.

Sí, creo sinceramente que nuestro deseado ‘Zazpiak Bat’ ha dejado de ser una ensoñación para ir convirtiéndose paso a paso en una realidad. Y creo que merece la pena seguir haciendo lo que estamos haciendo. Y creo que la inmensa mayoría de vascos y vascas nos pide que sigamos el camino iniciado. Catalunya tiene su camino, nosotros el nuestro. Nos une lo más importante: el amor a nuestra Nación y a nuestro Pueblo, y la convicción de que es a nosotros a quien nos corresponde decidir nuestro futuro. Con ese espíritu participaremos el próximo día 11 en la Diada. Allí estaremos para mostrar nuestro respeto y solidaridad con el pueblo catalán.

Pronto nos volveremos a reunir en el Alderdi Eguna, una celebración que año a año ha ido conformando el espíritu de este Partido. Este año cumplimos la cuarenta edición. Hay bastantes cuarenta aniversarios este año: el de la Asamblea de Iruña, el de las primeras elecciones, el Alderdi Eguna de Aralar… Han pasado cuarenta años intensos en la vida política, económica y social de nuestra Euskadi. Nuestro Partido ha sido un agente decisivo en estos años. Diría que ‘el’ agente decisivo, al que le ha sido encomendada la tarea de liderar el País. Si echamos la vista atrás, el balance es muy positivo. Euskadi es hoy más Nación que nunca, gozamos de una paz aún imperfecta pero que se nos había negado casi en doscientos años y estamos saliendo de una dura crisis. Hay razones para confiar en lo que estamos haciendo. Tenemos ante nosotros un futuro que puede y debe ser mejor para todos y todas. ¡Un futuro en libertad!

Gora Euskadi askatuta!

EGILEA


Andoni Ortuzar

Gure Egileak

Alderdikidetu
Geroa Bai
Nafarroako Parlamentua
Jarrai iezaguzu Telegramen