Emakumeen aurkako indarkeriari ez

Prentsa Aretoa

2017/08/18

Proporcionalidad en Altsasu para convivir

Javier Ollo, alcalde de Alsasua, hace un llamamiento en este artículo de opinión a la "proporcionalidad en la justicia" para ayudar a la convivencia en Sakana, un territorio que tras años de desavenencias entre vecinos/as quiere mirar al futuro en paz y con esperanza.

rss Ezagutzera eman
Proporcionalidad en Altsasu para convivir

ARGAZKIA JAITSI

Todo lo acontecido en Alsasua desde el mes de octubre del pasado año hasta la actualidad es público. Y es que, el nombre de Altsasu ha ocupado -y aún lo sigue haciendo- portadas, noticias y reportajes en multitud de medios de comunicación de forma más o menos acertada e incluso en ocasiones nada acertada. Es por ello que no voy a detenerme en los hechos ocurridos aquella noche de octubre ni en todo el sinsentido que posteriormente nos ha acompañado, especialmente protagonizado por una aplicación indudablemente desproporcionada de la normativa penal. Calificar los hechos violentos ocurridos en Alsasua aquella noche de octubre como un acto terrorista es devaluar el concepto de terrorismo, lo cual resulta especialmente doloroso cuando en el pasado Navarra, la CAV y España han vivido múltiples casos de terrorismo.

Me vienen a la cabeza episodios de nuestra historia más reciente. Los asesinatos de Jesús Ulayar en Etxarri Aranatz o de Miguel Ángel Blanco en Ermua, así como la matanza de Hipercor en Barcelona, actos todos ellos llevados a cabo por ETA. Casos como el de Naparra o Germán Rodríguez en los que los sectores ultras y la violencia policial vulneraron derechos humanos con una impunidad que debería sonrojar a un Estado de Derecho. Episodios como los mencionados, junto a otros muchos, contribuyeron a generar un clima muchas veces inaguantable que hoy debemos superar desde la justicia, la memoria y la reparación. Es por ello por lo que calificar los hechos ocurridos en Alsasua como acto terrorista es un sinsentido jurídico y un obstáculo en el camino hacia una sociedad que conviva y se sienta orgullosa de integrar en ella la pluralidad existente. 

Quiero hacer hincapié especialmente en la convivencia como principio que debe regir cualquier comunidad. Y es que, los seres humanos somos por naturaleza seres sociales, es decir, sentimos la necesidad de vivir en sociedad junto a nuestros semejantes. Es por ello que el respeto mutuo es la base a partir de la cual se debe crear una convivencia que en cualquier comunidad social (pequeña, mediana o grande) resulta indispensable. Alsasua, Sakana, Navarra y Euskadi han padecido décadas de violencias, prejuicios, silencios, enemistades, etc. que debemos ir superando poco a poco y a partir del trabajo conjunto de todas y todos. Las instituciones tenemos un papel muy importante en el reto hacia la convivencia pero más importante es el trabajo de la propia sociedad. Es en ella donde aún hoy permanecen las heridas del pasado que con el trabajo conjunto y entre diferentes deben cicatrizar. Está en nuestras manos y todos debemos realizar un ejercicio de autocrítica que nos ayude a entender el sufrimiento del otro. No hay ni caben verdades absolutas.  

Referirnos a los hechos ocurridos en Altsasu como acto terrorista es -además de un dislate jurídico- un enorme paso atrás en nuestro objetivo común, que no es otro que una sociedad que conviva en paz y libertad. No se pide impunidad, sino la aplicación proporcional de la normativa penal para que haya justicia para todas las partes. Una petición que se encuentra íntimamente ligada con la voluntad de construir una convivencia que sin obstaculizar la manifestación de cualquier reivindicación política o social, haga posible que esta se lleve a cabo desde ese respeto del que hablaba antes.

Alsasua ha dado un ejemplo de madurez política y social durante los últimos meses que creo muy positiva. Madurez que se traduce en una búsqueda de lo común a la hora de reclamar justicia en este caso concreto. Una madurez que debe ser nuestra herramienta para trabajar una convivencia que hoy resulta un reto en Altsasu, Sakana, Navarra y CAV. El camino hacia esta meta no es fácil pero lo debemos recorrer recordando el camino que dejamos atrás y sobre el que nunca deberemos volver.  

 Javier Ollo Martínez

Alcalde de Alsasua/Altsasuko Alkatea 

Emakumeen aurkako indarkeriari ez
Alderdikidetu
Geroa Bai
Alderdi Eguna 2017
Nafarroako Parlamentua
Jarrai iezaguzu Telegramen